La correa de distribución es un elemento mecánico de vital importancia. Cambiarla regularmente permite preservar la vida útil del motor

La correa de distribución, tan simple de apariencia y, sin embargo, de una importancia capital, sincroniza el movimiento de los pistones y las válvulas. La rotura de esta correa provoca graves daños inmediatos y, a veces, incluso la rotura del motor. Un buen estado y un tensado óptimo de la correa, gracias a los rodillos incluidos en el kit de distribución, permiten evitar la catástrofe.

La sustitución del kit de distribución está específicamente definida en las recomendaciones del fabricante. La primera sustitución se fija generalmente entre los 70 000 km y los 100 000 km; sin embargo, la periodicidad es propia a cada tipo de motor. Aunque recorra pocos kilómetros, es necesario sustituirla como mínimo cada 5 años, ya que sus elementos constitutivos (textiles y materiales sintéticos a base de caucho, entre otros) se degradan con el paso del tiempo, incluso si trabajan menos mecánicamente. No existe ninguna forma fiable de apreciar el desgaste de la correa de distribución. No obstante, un especialista puede verificar el nivel de tensado y aconsejarle. En algunos vehículos, la correa de distribución solicita otros elementos, por ejemplo la bomba de agua. Según el kilometraje del vehículo, a veces es conveniente sustituir estos elementos a título preventivo.

Lory Grand

Lory Grand

Director

He develops company’s mission, motivates the sales staff and cultivates good customer relations.

Mark Patison

Mark Patison

Sales manager

He effectively manages sales personnel and has a strong knowledge of the departments’ financial data.