Ver y ser visto en todo momento

Ver bien y ser bien visto es una de las reglas básicas que todo conductor debe respetar para circular sin riesgo. Las luces de posición, de cruce y de carretera, las luces antiniebla, los indicadores de dirección, el limpiaparabrisas y el limpialuneta, dado el caso, forman un equipo esencial para su seguridad y su confort visual, en particular, en caso de conducción nocturna o condiciones meteorológicas adversas.

El buen estado de las ópticas de faro, el reglaje adecuado de la altura de los faros, ni muy altos ni muy bajos, y el buen funcionamiento de las lámparas delanteras y traseras son aspectos esenciales que se controlan en la ITV. Una lámpara defectuosa provoca sistemáticamente la molestia de tener que someterse a una segunda inspección.

Los limpialunetas también deben controlarse y sustituirse regularmente, ya que son elementos condicionantes de una visibilidad óptima con lluvia o nieve y permiten limpiar el parabrisas. Por lo tanto, para que el «equipo visibilidad» sea siempre eficaz, haga que un profesional verifique regularmente su alumbrado y sus limpiaparabrisas.